Taittinger, el champagne de una familia

Con un apellido poco común de procedencia barbárica, Taittinger, pronunciado por la propia familia empresaria como “Tetanyé” según Clovis Taittinger (4ª generación de la familia), es uno de los espumosos franceses más reconocidos de todo el mundo.

La historia se remonta al siglo XVIII, época de esplendor del champagne en Francia, cuando Jacques Fourneaux un comerciante textil creó una empresa vinícola en la Champagne y empezó a trabajar estrechamente con los monjes benedictinos de las abadías. Monjes que en ese momento poseían las mejores tierras de viñedos de la región, como era el caso de Dom Perignon. Dicha empresa vinícola era conocida como Bosque-Fourneaux y fue constituida en 1734.

Pero no sería hasta 1870 que la familia Taittinger, comerciantes de vinos, se trasladaría a la región de Lorraine. Años más tarde en 1932 y de la mano de Pierre Taittinger la familia adquirió dicha bodega conjuntamente con el castillo de la Marquetterie.

Pierre, años atrás, como oficial de caballería durante la primera guerra mundial había conocido dicho castillo con sus viñedos y se enamoró del lugar. El lugar tenía una gran tradición vitícola, historia y cultura. En él el escritor Jacques Cazotte escribió algunas de sus obras fantásticas, François Marie Arouet (Voltaire) concibió algunas obras filosóficas y el comandante Joseph Joffre libro importantes batallas durante la primera guerra mundial.

Los viñedos eran otra gran joya, las tierras donde el Chardonnay y pinot noir llevaban desde el siglo XVIII desarrollada por el hermano Jean Oudart, monje benedictino, uno de los padres fundadores del vino de champagne. La Marquetterie era un lugar emblemático, Pierre no dudo en hacerse con él y explotar sus viñedos.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *