Rolex, el reloj oficial de Wimbledon

Ver galería
3 Fotos
IMG-20170715-WA0028
Rolex, el reloj oficial de Wimbledon
IMG-20170715-WA0028

IMG-20170716-WA0008
Rolex, el reloj oficial de Wimbledon
IMG-20170716-WA0008

IMG-20170716-WA0009
Rolex, el reloj oficial de Wimbledon
IMG-20170716-WA0009

Rolex y The Championships, Wimbledon han forjado una alianza perdurable que se ha consolidado a largo de las décadas, centrada siempre en el futuro y la evolución del tenis. La marca de relojes suiza es, desde 1978, el Reloj Oficial del renombrado torneo sobre superficie de césped, y ha asumido el compromiso de respaldar al All England Club en su estrategia de innovación para asegurar el futuro de The Championships.

En representación del tenis masculino se encuentran la leyenda suiza Roger Federer que, con siete títulos en Wimbledon, igualó el récord de victorias en este torneo; el tenista canadiense Milos Raonic, finalista del año 2016, y Grigor Dimitrov, de Bulgaria, semifinalista en el año 2014. Por su parte, la alemana Angelique Kerber, actual número 1 del mundo y finalista del año pasado; la campeona danesa Caroline Wozniacki, y la española Garbine Muguruza, finalista en 2015, competirán en el torneo femenino.

Contar el tiempo de Wimbledon

Wimbledon es el campeonato de tenis más antiguo del mundo, y su rica herencia se remonta a 1877, año en el que 22 jugadores compitieron frente a 200 espectadores en las canchas del All England Club en el primer certamen individual masculino. Con millones de espectadores en todo el mundo, Wimbledon es ampliamente reconocido como el torneo Grand Slam® de mayor popularidad.

Desde hace más de 40 años, Rolex forma parte de esta historia como Reloj Oficial del torneo. Sus relojes marcan la hora oficial en este clásico escenario, tanto en las canchas como en sus alrededores. El centro de prensa internacional indica la hora Rolex de Wimbledon, como así también de Johannesburgo, Melbourne, Nueva York, Río de Janeiro, San Francisco y Tokio, tan solo algunas de las ciudades en las que este torneo se transmite en vivo.

Casi 500.000 entusiastas se reúnen cada año en Church Road durante las dos semanas en las que transcurre la competencia para ver a los mejores jugadores del mundo: fanáticos que aguardan en fila toda la noche para conseguir entradas, y miembros de la realeza, grandes personalidades y celebridades invitados al Palco Real.

Testimonial Rolex desde el año 2001, Federer, que obtuvo su séptimo título de Wimbledon en 2012, comparte este entusiasmo. El fenómeno suizo, que permaneció en el primer puesto del ranking durante 300 semanas y ganó su 18.º título de Grand Slam® en el Australian Open este año, afirma: “Para mí, Wimbledon representa la perfección, todo lo que hay de bueno en el deporte. Me encanta todo lo relacionado con este torneo, desde las paredes cubiertas de hiedra hasta el césped cortado a la perfección: todo tiene sentido”. 

La combinación perfecta entre innovación y tradición 

Al igual que Rolex, Wimbledon es famoso por combinar tradición e innovación, un enfoque que queda de manifiesto en el plan general del All England Club. Entre sus elementos esenciales se incluye un programa de desarrollo de tres años de duración actualmente en curso en el complejo y centrado en el desarrollo de la cancha nº 1 para instalar un segundo techo retráctil, además de las inversiones permanentes en la integridad del deporte y para prolongar la temporada de uso de las canchas de césped.

El compromiso con la innovación y la preservación de sus valiosas tradiciones puede apreciarse en muchos otros aspectos. Wimbledon sigue siendo el único torneo de Grand Slam® que se juega sobre césped. Para garantizar la máxima precisión que caracteriza a este torneo, el ray-grass inglés, césped científicamente seleccionado para todas las canchas por sus características de durabilidad y velocidad, se cambia cada año y se corta todos los días a una altura exacta de 8 mm. Además, en el año 2007 y con la ayuda de Rolex, se introdujo la tecnología informática de ojo de halcón, que permite realizar un seguimiento de la trayectoria de la pelota y ayuda a garantizar precisión en puntos dudosos. Y en 2009, Wimbledon instaló un revolucionario techo retráctil en la cancha central para mejorar la experiencia tanto de jugadores como de espectadores.

En paralelo, las costumbres del torneo inglés se reconocen a nivel internacional por su carácter distintivo, como la regla que exige a los competidores vestirse casi en su totalidad de blanco hasta la alta calificación de los ball boys y ball girls y las siempre presentes frutillas con crema para deleite de los asistentes.

Wimbledon experimenta una evolución constante y al mismo tiempo conserva su imagen única, y de este modo logra un equilibrio perfecto entre herencia y tecnología de avanzada.

 

No hay comentarios todavia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *