Conociendo el Mercadillo Hippie de Las Dalias

Las Dalias es el mercadillo más genuino de la isla, las mejores actuaciones en directo, las fiestas más auténticas y la mejor gastronomía

El próximo 4 de noviembre, día de San Carlos, Las Dalias cumplirá la friolera de 65 años y lo que comenzó siendo un bar de carretera con pista de baile se ha convertido en una auténtica leyenda. Hacer un repaso de la historia de las Dalias es recorrer la historia de Ibiza en estas últimas seis décadas.

Aquel lejano día de 1954, Joan Marí, agricultor y carpintero, concentró en su local a todos los payeses de la zona para celebrar la fiesta de su patrón. La reunión fue todo un éxito, con una facturación de 6.600 pesetas de la época. Las copas de marca costaban 2 pesetas, las demás 1. Durante estos primeros años Las Dalias fue por excelencia la sala de baile de la población local. El lugar donde celebrar sus bodas, bautizos, comuniones y fiestas de guardar. Cuentan que el éxito fue tan grande que el cura de San Carlos comenzó a proyectar cine en las noches de fiesta para intentar arrastrar a sus feligreses de vuelta a la parroquia y distanciarlos del alcohol, el baile y los pecados de la carne.

Y así llegó la década de los 60, y con ella el turismo de masas que obligó a Joan a contactar con los primeros tour-operadores, a los que ofrecía barbacoas-espectáculo. En el jardín de Las Dalias se podía disfrutar, por 125 pesetas, de Flamenco en vivo y barbacoa regada con toda la sangría y el champán que pudieran beber. El éxito fue tal que obligó a ampliar el negocio de comidas con la construcción en el sótano de un restaurante-celler. No tardaron mucho en aparecer los imitadores y el negocio de las barbacoas se fue hacia el sur, más cerca de los hoteles. Sería la primera crisis que atravesaría Las Dalias.

Pero llegaron los 70 y aparecieron los hippies. Por aquel entonces arrancaba el mercadillo de Es Canar, y Las Dalias fue el lugar escogido por los “peluts” (‘peludos’ como los llamaban los payeses) para reunirse después de la jornada laboral. Fue así como el jardín de Las Dalias comenzó a acoger cada miércoles las primeras “jam sessions”. Se trataba de sesiones de música improvisadas por las, que según cuentan, aparecían músicos de fama mundial de visita en la isla. Se habla incluso de que Bob Marley podría haber participado en una de estas noches irrepetibles. El músico jamaicano estaba alojado con su banda en una casa de San Carlos, con motivo del mítico concierto que ofreció en Ibiza en 1978. Se sabe que una noche cenaron todos en Las Dalias… ¿Habría ‘jam session’ esa noche? Quien sabe, por aquel entonces no existían los móviles y nadie se preocupaba de dejar constancia de esos hechos.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *