Castillo de Hohenzollern, la estrella de Alemania

Bastante solitario en la cima de una colina boscosa, el Castillo Hohenzollern es el hogar ancestral de la familia real de Prusia y del príncipe de Hohenzollern. Esta fortaleza fue mencionada por primera vez en 1061 y desde entonces ha tomado una parte muy activa en la historia de Alemania. Si lo quieres visitar, hay que visitarlo en invierno porque con todo el paisaje nevado la panorámica es idílica.

Fue edificado por orden de Federico Guillermo IV de Prusia entre 1846 y 1867 bajo la dirección de Frederico Augusto Stüler, que se inspiró en la arquitectura neogótica inglesa, así como en los castillos del Loira.

El castillo fue concebido como un homenaje a la dinastía Hohenzollern, de manera que ningún miembro de la familia residió en él hasta 1945, fecha en que se mudaron el príncipe Guillermo de Prusia y su esposa Cecilia de Mecklemburgo-Schwerin, que están enterrados en el castillo. Entre los tesoros históricos que hoy alberga el castillo se encuentra la corona de Guillermo II, algunos efectos personales de Federico II de Prusia y una carta de George Washington en la que agradece al Barón von Steuben el servicio de la Casa de Hohenzollern en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. El castillo es hoy un destino turístico muy popular.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *